Cada dólar invertido en publicidad a través de elementos impresos puede generar un promedio de 12,50 dólares en ventas. Eso es lo que dice un estudio realizado por la Direct Marketing Association, que también señaló que este rendimiento era común a todas las industrias, por lo que hacía del marketing impreso un medio eficaz para generar más ventas y aumentar ingresos.

¿Cuántos de nosotros no estamos sumergidos en esa especie de vorágine sin sentido que resulta de seguir a la marea vaya donde vaya y esté lo brava que esté?. Estoy seguro de que pocos y lo mismo le pasa a las empresas y marcas. La irrupción de la era digital ha transformado por completo la forma en cómo nos desarrollamos, nos relacionamos y nos comunicamos.

Sobre cómo nos comunicamos, te planteo las siguientes reflexiones:

  • ¿En qué momento olvidaron las marcas que tienen miles de formas de comunicarse con su audiencia y que están perdiendo la oportunidad de impactar de forma más efectiva a través de cada una de ellas?
  • ¿Cuándo llegaron las marcas a la conclusión de que hay que escoger definitivamente entre un tipo de estrategia u otra en lugar de crecer a partir de la combinación de ambas?.

Existe una gran apuesta por parte de las marcas por desarrollar sólo estrategias de marketing digital, por aquello de que “lo digital es más barato”, pero como decimos, de esta manera están obviando una gran parte de la audiencia a la que podrían impactar y están pasando por alto lo mucho que la impresión puede hacer por el marketing digital en concreto y por el marketing mix en general de las empresas.

5 beneficios del marketing impreso

1. Conexión emocional

El vínculo emocional es, sin duda, el elemento que mejor explica las ventajas de la impresión sobre lo digital. Si bien es cierto que gran parte de la efectividad emocional de una campaña depende de su texto y de cómo se transmita ese mensaje a través de las palabras exactas, no es menos cierto que acompañar ese mensaje con formatos diferenciadores, con texturas, con colores ilimitados o incluso con olores puede reforzar aún más la potencia del impacto. Esa apelación a los sentidos permite una mayor retención de los mensajes y, en consecuencia, posiciona a tu producto o a tu servicio de mejor manera en el top of mind del consumidor.

En ejemplos, ver cómo el packaging de tu producto brilla y destaca sobre el resto de los productos competidores en el lineal de la perfumería gracias a sus acabados de stamping o de relieve con serigrafía selectiva justo en el logo de tu marca puede causar mucho más impacto emocional sobre el consumidor de lo que puede hacerlo un anuncio de tu producto en Facebook Ads.

2. Desconexión digital

Crear estrategias de marketing impreso es desmarcarse de la competencia y hacerse visible. En una era digital en la que parece que todo debe pasar necesariamente por la visibilidad digital, no es descabellado pensar que el marketing tradicional se postula paradójicamente como “lo nuevo” y “lo diferente”, por lo que las marcas deben ver en él una oportunidad de oro para impactar en los consumidores de una forma más atractiva. Los consumidores necesitan desconectar de toda la información que les llega mediante ordenadores, teléfonos móviles, tablets o televisión, una información que está dejando de impactar y que, además, es de carácter efímero (un anuncio en facebook o en instagram dura sólo unos segundos, y pasa por delante del consumidor para no quedarse, mientras que una campaña de cartelería en la estación de autobuses, por ejemplo, impacta cada día de una manera más efectiva).

3. Retroalimentación

¿Por qué no crear estrategias transversales en las que cada una de ellas redireccione a la otra y se retroalimenten? ¿No crees que es mejor utilizar todas las herramientas que tienes en tu mano para diseñar una campaña lo más exitosa posible? Hace tiempo leí una frase de un publicista que citaba Joe Pulizzi en el blog del Content Marketing Institute en la que decía que “la web es donde vamos a encontrar las respuestas pero la impresión es donde vamos para hacer las preguntas”.  En este sentido, por ejemplo, podemos crear campañas de buzoneo que redireccionen a un concurso en nuestro sitio web o en el que esté escrito un código promocional para un descuento en los productos de nuestro e-commerce.

Es cierto que gran parte del marketing impreso es usado de forma pasiva, simplemente para dar a conocer un producto o un servicio o para crear conciencia de marca, lo cual es importante y debe hacerse, pero eso no quita que se puedan realizar llamadas a la acción desde los materiales impresos que generen más tráfico a tu web o a tus redes sociales.

“La web es donde vamos a encontrar las respuestas pero la impresión es donde vamos para hacer las preguntas”

Content Marketing Institute

De la misma manera, nuestras comunidades en las diferentes redes sociales son una gran fuente de información y nos permiten segmentar a nuestro público objetivo, no sólo en edad, género y zona geográfica sino también en gustos y en comportamientos. Gracias a esa información obtenida en nuestras redes podemos crear campañas de marketing directo más personalizadas y efectivas que nos darán un resultado más exitoso.

4. Multitud de formatos y soportes

Sé creativo. A pesar de saber que el marketing a través de elementos impresos te puede desmarcar de tu competencia, debes saber también que no lo hará si no haces el esfuerzo de ser diferente. De la misma manera que no basta con estar presente en internet si no creas contenido de calidad constantemente y no eres original, ocurre lo mismo cuando no explotas todas las posibilidades que te ofrecen todos los formatos y soportes de los elementos impresos.

Si una cosa caracteriza a la impresión es su infinidad de posibilidades. Puedes crear campañas muy creativas imprimiendo sobre papel, plástico, vinilo, lonas, textil, madera o vidrio, creando texturas y formas gracias a los sistemas de troquelado, imprimiendo con todo tipo de tintas y aplicando todo tipo de acabados que resalten tu producto y den volumen a tus impresos.

5. Mejor acceso al consumidor

Ésta es una de las ventajas que no se suele tener muy en cuenta cuando se trata de “defender” la inclusión de la impresión en el marketing mix de una empresa, pero a mi parecer es de las más importantes. Los materiales impresos como los PLV (displays, rotulación, banderolas, etc.) transmiten mensajes que llegan directamente al consumidor sin que éste haya tenido que iniciar una acción previa (iniciar sesión en una cuenta de email, o en una red social, etc.). Además, estos mensajes no llegan de forma agresiva, ni interrumpen, ni molestan al consumidor.

12,50 dólares en ventas por cada dólar invertido en marketing impreso

¿Qué? ¿Te parece una buena idea que replantees la forma en la que te comunicas con tu público objetivo? En Preent creemos que el marketing impreso ha vuelto para quedarse y que, más allá de desaparecer, continúa evolucionando. Además, tenemos la experiencia suficiente como para poder ayudarte a diseñar una campaña de marketing a través de elementos impresos.


0
Comments

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *